82-83-84-85-86-87-88-89-90-91-92-93-95-96-98

Las Breñas-Cazadores

¿UNA MUERTE  QUE PUDO HABERSE EVITADO?

En estos días, que todos estamos lamentándonos por la pérdida  de calificación del Rally “El Corte Ingles” , no dejo de pensar  en los esfuerzos y sacrificios que para algunos de nosotros significó, el conseguir llevar a nuestro más importante evento deportivo automovilístico a las más altas cotas.

Por un lado, qué duda cabe, la inestimable colaboración económica del patrocinador principal, la empresa El Corte Ingles y por supuesto a la Escudería Drago. A estos dos principales organizadores, habría que sumarle, toda una legión de personas anónimas y otras no tanto que hicieron, entre todos, alcanzar una ilusión que se hizo realidad. Tener un Rally valedero para el campeonato de Europa.

Las escuderías canarias, La Guardia Civil, La Cruz Roja, El Ejercito de Tierra, Grúas Benito, Ayuntamientos, Cabildo Insular, Federación de Automovilismo, Protección Civil, Colegio de cronometradores, casas patrocinadoras, desde las más pudientes hasta las más modestas.

Un recuerdo, en este momento, para mi amigo Carlitos, el que una vez patrocinó mi Ford Capri con treinta euros y el Slogan “Churrería Carlitos”. Carlitos estuvo siempre ligado al Rally Corte Ingles y desde el cielo estará también sintiendo su pérdida de coeficiente. Como él, otras muchas personas anónimas, se pasaban día y noche en vela para que nuestro Rally siguiera ascendiente en su calificación europea.

El recorte económico, que la empresa El Corte Ingles le dio al presupuesto del rally, ocasionó trastornos internos, en la escudería Drago, hasta el punto de enemistarse amigos de todo la vida, por desacuerdos en la gestión del Rally. Esto dio lugar a que otras entidades organizadoras, ya en plan negocio, se hicieran cargo de la organización del rally. Así mismo, se logró compensar el desfase económico del presupuesto de la empresa de El Corte Ingles, con aportaciones públicas y gracias a ello todos los amantes del automovilismo,  no perdimos  la oportunidad de ver a pilotos de renombre nacional e internacional circular por nuestras carreteras.

En el año 1983, participaba yo con mi Opel Ascona y como todos los pilotos, ansiaba la llegada de este Rally para participar en él. Hacía poco tiempo, que la escudería Arucas se había fundado, de la que yo tenía el honor de ser su presidente y un gran número de aficionados al motor de la zona norte, se aglutinaban a su alrededor.

Recibí la petición de ayuda por parte de la escudería Drago, para que La Escudería Arucas se hiciera cargo de la organización de algunos tramos del rally de ese año 1983,dado que yo tenia licencia Federativa como director de Carrera.

Imagínense mi dilema, si participaba en el Rally  como piloto, la escudería Arucas no podía ayudar en la organización del Rally, ya que la infraestructura de la Escudería era la mía propia como asistencia en el Rally. Mi responsabilidad como Presidente de la Escudería, con el correspondiente compromiso de colaboración con La Escudería Drago, al margen de las insinuaciones recibidas por parte de mi empresa, que no era otra que El Corte Ingles, ya que en esa época trabajaba yo en ella, todo ello inclinó la balanza a favor de renunciar a mi participación como piloto y colaborar en la organización del Rally.

El rally se celebró los días, siete, ocho y nueve de Octubre del referido año 1983.En aquella época era en el mes de Octubre, la fecha de celebración del Rally, por coincidir con el mes de la apertura del primer  gran centro comercial El Corte Ingles en Las Palmas, y por ende en Canarias. Años después, estas fechas se adelantaron, pues en el mes de Octubre, ya el calendario de pruebas estaba llegando a su fin y muchos pilotos optaban por no venir por tener ya su clasificación en los campeonatos decidida. Este cambio de fechas fue muchas veces solicitado a la firma patrocinadora, que siempre daba un no por respuesta, quería que coincidiera con su aniversario, pero al final comprendió, que era necesario un cambio de fechas.

Se nos encargó, a los miembros de La Escudería Arucas, la organización de una serie de pruebas, entre ellas la subida de Las Breñas- Cazadores, prueba que es el motivo de este artículo y que transcurría en plena noche.

 Al margen de todos los miembros de la escudería, repartidos por todo el trayecto, hombres y mujeres, algunos ya fallecidos, contábamos con la ayuda de un grupo de soldados de infantería al mando de un teniente, que permanecía a mi lado, en la salida de la prueba con un jeep y digamos que a mis órdenes.

Otro testigo de excepcion de los hechos que relato Es Fernando Ley Diaz,que formaba parte de la organizacion y se encontraba en la salida de este tramo,su labor en este Rally era el de Relaciones con los participantes.

Al poco de comenzar la prueba, el tercer o cuarto coche no lo recuerdo bien, un Toyota Célica (Gr.2) pilotado por Klaus Frtizinger, después de menos de un minuto de salir y  de unos  500 o seiscientos metros escasos recorridos, la carretera, después de una Paella de izquierdas volvía sobre sí misma, de tal forma que se salió  de la carretera, cayó por una ladera y quedó sobre la misma vía que segundos antes acababa de pasar. Mi responsabilidad cono director de la prueba fue paralizarla, como es lógico, evacuar a los heridos en ambulancia y retirar el vehículo de la vía.Sin embargo dado el estado de los pilotos,apenas tenian unos rasguños,la evacuacion la realizo Fernando Ley en su coche particular, llevandolos hasta el Hospital Insular,donde fueron atendidos,precismente por un medico amigo de Fernando Ley y dados de alta casi de inmediato.

Mantuve el Rally paralizado y al mismo tiempo, le dije al teniente que tomara un grupo de soldados y que reconocieran la ladera, por la que había caído el vehículo,  por si en su caída se había llevado a algún espectador. El teniente montó en su jeep, con un grupo de soldados y mientras maniobraba para salir de la pista de tierra donde tenían el jeep, llegó el Director del Rally. De inmediato le informé de lo sucedido y las medidas que había tomado, que había decidido parar el rally, para facilitar la búsqueda de algún posible herido. De inmediato me comentó que no era conveniente parar el Rally, pues con él, en su coche viajaba un inspector de la Federación Internacional de Automovilismo y que estaba como observador para subir la calificación del Rally y que una paralización del Rally influiría en su decisión y perderíamos puntos para conseguir aumentar el coeficiente del mismo.

Dijo, que lo mejor era continuar con la prueba, que se reanudará el Rally, después de un rife y rafe entre ambos, en el que yo insistía en revisar  la ladera, él tomó por la carretera del medio y me dijo, que él era el Director del rally y su autoridad estaba por arriba de la mía y que asumía toda la responsabilidad.

Estoy seguro de que si yo  me hubiera negado y retirado a mi gente de la prueba, hubiera conseguido mi propósito, la prueba se hubiese tenido que anular y yo podría buscar a un posible accidentado. Pero yo no tenía la seguridad de que allí hubiese alguien alcanzado por el vehículo accidentado. Ni el piloto ni el copiloto, que estaban conscientes, después del accidente y antes de ser evacuados, informaron de haber arrollado a nadie. Tampoco los espectadores, que estaban en las proximidades, por donde se salió el Toyota, informaran de ningún incidente. Mientras se retiraba el vehículo y los heridos se habían estado mirando desde la parte superior de la carretera y desde la parte de abajo con linternas y tampoco se había vislumbrado nada. ¿Y si realmente no había ningún accidentado? ¿Y si yo iba a ser el culpable de que peligrara la subida de coeficiente del Rally por una corazonada? Todos estos ¿Y si? Luchaban en mi mente.

Pues la prueba se reanudo bajo la responsabilidad del Director del Rally. Al terminar la misma, y con el tiempo justo nuestro equipo se desplazó a organizar otra prueba.

Al terminado el Rally, nos enteramos que efectivamente el Toyota se había llevado por delante a un espectador y que había aparecido muerto. Su nombre GONZALO GALINDO ROCHA un muchaco de Telde y de 23 años de edad.Un sector de La prensa y algunos de los relacionados con el Rally trataron de minimizar el hecho. Se hicieron muchas conjeturas e hipótesis. Que si había muerto en el acto, que si no se podía haber hecho nada por él aunque se hubiese atendido sobre la marcha, que si estaba defecando cuando el coche lo impactó.

El hecho es, que una persona murió hace 31 años y yo llevo todo ese tiempo también haciendo conjeturas y pensando que si se hubiese seguido mis indicaciones quizás esa persona estuviese viva. Son muchos los años que llevo ese peso dentro de mí y lo seguiré llevando mientras viva. Le he pedido a Dios y le seguiré pidiendo, que efectivamente muriera en el acto y que no se pasara toda la noche esperando una ayuda que nunca llegó y que quizás le pudo haber salvado la vida.

Algunos de Ustedes pensaran y dirán, quizás con razón, que porque ahora vengo con esta historia. El hecho en sí, fue de  dominio público en aquellos días y la organización y sus seguros se hicieron cargo de responsabilizarse del accidente. Se realizaron las investigaciones pertinentes  y la justicia actuó. Todo quedo investigado y declarado como un accidente.

Por supuesto no se puede culpar a nadie, sin embargo yo no puedo de dejar de culparme a mí mismo y a las circunstancias. Los que tuvimos la responsabilidad en esos momentos  actuamos de acuerdo con nuestros atribuciones, el destino hizo el resto.

Siempre se quedan muertos en el camino y ahora que el rally pierde su coeficiente por falta de presupuesto es cuando me hago esta pregunta ¿Mereció la Pena?

No sé, ni recuerdo, si en alguna ocasión, se le ha brindado un homenaje o  un reconocimiento por la familia del motor, a esta persona, anónima para mí, y para muchos de Ustedes. Pero creo que se lo merece y desde esta tribuna, me gustaría hacer un llamamiento para que algún día se le tenga en cuenta. Quizás una prueba del Rally El Corte Ingles que lleve su nombre, y si fuese posible la misma Breñas-Cazadores,que pase a llamarse GONZALO GALINDO ROCHA y así todos los años le recordaríamos. Propongo esta idea y quizás con la ayuda de los organizadores y de los aficionados lo podamos conseguir.

Esto es una cosa,bajo mi modesto punto de vista similar a lo que se hace en los circuitos que se le pone nombre de pilotos a las curvas.Esto se pudiera tener en cuenta no solo en este caso sino en otros lugares de nuestra geografia donde haya pasado algo similar.El deporte del Automovilismo no seria nada sin los espectadores y ellos se merecen este reconocimiento.  

 Recordamos a los ganadores, de todas las ediciones de este magnífico Rally, recordamos las pruebas y los records que se han ido pulverizando, edición tras edición, pero por que no recordar algo que sucedió y que costó la vida a un aficionado.

Espero que su muerte, sea solo eso, un accidente como otros tantos que se han ocasionado en el transcurso de la práctica de este deporte, que aglutina a tantos seguidores en nuestras Islas y que por desgracia quizás puedan seguir pasando. Gracias a Dios, y a la experiencia adquirida por los organizadores, las medidas de seguridad que se toman hoy día han mejorado y velan más por la vida de los espectadores. Entre otras cosas ya no se celebran pruebas nocturnas, lo que conlleva menos riesgos para participantes y espectadores.

En el prólogo de mi página web, que dedico al Automovilismo, ya lo anunciaba que diría cosas que no gustarían a algunos. La historia, para ser historia debe ser al menos lo más verosímil posible. Les he contado una breve historia del automovilismo canario que por desgracia me tocó vivir y en la que fui protagonista de primera fila.

Escribir un nuevo comentario: (Haz clic aquí)

123miweb.es
Caracteres restantes: 160
Aceptar Enviando...

Antonio Granados Cabrera | Respuesta 13.07.2015 16.56

Los hechos de la vida te pusieron en ese camino, desde mi punto de vista solo veo una responsabilidad por tu parte y es seguir atormentándote por este accident

Juan Miguel Sanchez De Armas 13.07.2015 17.06

Te agradezco tus palabras de animo.Intento vivir con ello.Un Saludo

benjamin. | Respuesta 15.02.2014 06.25

Estoy de acuerdo contigo, por lo menos una vez,recordar a estas personas que por desgracia han tenido ese fatal fin. Ánimo amigo. Saludos

benjamin | Respuesta 15.02.2014 06.19

Juan, no puedes y no debes estar atormentado por ese desgraciado accidente. Pasó y tú corazonada la expusiste a Señor del cual recibias órdenes.Eres inocente

Ver todos los comentarios

Comentarios

07.10 | 20:12

Excelente personaje, ejemplo a seguir

...
06.11 | 09:50

2 Howitzer Grenades Calibre 105mm (105/14/with impact detonator type PD M557

...
01.09 | 22:30

Hola buenas tardes.gracias al archivo que compartiste del rally mundial de Argentina 1984 pude ver a mi padre manejando su auto de carreras.yo tenia 4 años.

...
21.03 | 20:12

Me ha gustado mucho recordar mis años en el internado de la Salle. Mi nombre es Octavio Hernández Sánchez, estuve en el Colegio antiguo y luego fui al nuevo.

...